Tributo a V8

Una que debíamos: Grande Emi el Heavy de Morón

Cuatro grandes intérpretes de la escena metalera nacional se juntaron para homenajear a V8: Walter Meza en voz, Topo Yañez en bajo, Antonio "Tano" Romano en guitarra y Gustavo Rowek (único integrante real del grupo) en bateria, repasaron la carrera de la legendaria banda ante un Teatro Flores abarrotado.

Mucho se habló en torno a ésta fecha y muchos malinterpretaron la idea del homenaje diciendo que la noche del 12 de marzo "Volvia V8...", y no era así; Lo aclararon varias veces y en varios medios los organizadores e integrantes del proyecto, que sólo seria un tributo a la banda que tanto le dejó al Metal nacional y no un intento de volver a poner en marcha a V8.

Entrando de lleno en el show, vale destacar que no hubo bandas soportes; A cambio, al público metalero se lo recibió con proyecciónes en las pantallas del teatro: primero, se pudo ver un video dedicado al fallecido Osvaldo Civile y luego un reportaje a los integrantes del tributo.
Por fin la espera terminó y el tributo empezó con "Momento de luchar" seguido de "La mano maldita", todos cantaban y pogeaban a morir.

El sonido de la formación fue impecable desde el primer tema al último. Luego, la banda se presentó y los cuatro integrantes tuvieron sus respectivas y merecidas ovaciones, por supuesto la de Rowek fue la que duró más: Gustavo se paró y tomó el microfono para agradecer el cariño de su gente.
Clásicos como "Tiempos metallicos", "Cautivos del sistema" e "Ideando la fuga" entre otros fueron pasando; A Walter Meza solo le bastaba con gritar la palabra "pogo", para que abajo la monada desatára toda su locura.

El Cine fue un gran protagonista del show, ya que en la pantalla del Teatro se podian ver escenas de reconocidas peliculas, acompañando temáticamente cada una de las canciones; Spawn en "Angeles de las tinieblas" y El Exorcista en "Si puedes vencer al temor" fueron algunas de ellas.
Las versiónes de "A través de los tiempos", "Antes que los viejos reyes" y "Muy cansado estoy" fueron perfectas, los solos del Tano Romano, el bajo a cargo del Topo Yañez y la voz nunca mejor elegida para la ocación de Walter Meza fueron excelentes.

Durante "Parcas sangrientas", Rowek se despachó con un solo de bateria mientras que en "Hiena de metal", los músicos recordaron a Pappo, quien originalmente tocó la guitarra en éste tema del álbum "Luchando por el metal" de 1983.
"Brigadas Metalicas" fue el último tema antes de los bises, un verdadero Himno no solo de V8, sino del Metal Argentino en general.

El tributo terminó con el clásico "Deseando destruir y matar" y el inoxidable "Destrucción" donde ni un solo espectador se quedó callado.
La frase "V8 no murío" se pudo oir durante toda la noche por parte del público; Los músicos agradecieron y no se olvidaron de destacar a todos los que fueron parte de la banda, El homenaje fue un exito y el recuerdo de V8 sigue vivo.

Emi el Heavy de Morón
http://www.cronicasdeacero.blogspot.com/