A los Trabajadores en su día

Mayo es un mes marcado por una historia, entre tantas fechas se encuentra, el Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo, que es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial.


Desde su establecimiento en la mayoría de países, por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional celebrado en París en 1889, es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago.


Estos sindicalistas anarquistas fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de 8 hs. que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1° de mayo de 1886 y su punto máximo tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket.


En la actualidad es una celebración reivindicativa de los derechos de los trabajadores en sentido general y por lo tanto se recuerda en muchos de los países. Llamativamente, en los Estados Unidos no se realiza esta conmemoración. En su lugar tienen el Labor Day el primer lunes de septiembre desde 1882 en un desfile realizado en Nueva York y organizado por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo.


En el siglo XXI, en Argentina, hay trabajadores esclavos, sin derechos pero con muchas obligaciones. El capitalismo salvaje nos extorsiona, somete y, cada vez, otorga menos derechos o beneficios.


La realidad es otra, márgenes de ganancia escandalosos, avaricia sin límites, un Estado que hace la vista gorda, pero sobre todo la pérdida de valores básicos como la solidaridad, hacen que desde los 90 las leyes que protegían a los trabajadores se volvían tan “flexibles” como inflexibles se volvían las leyes que garantizaban el enriquecimiento ilícito de los funcionarios a los que se les pagaba sueldos y sobresueldos con la excusa de defender los derechos de los ciudadanos.


La esclavitud debe dolernos a todos, debemos volver a aquel humanismo que supimos conseguir y exigir, con respeto, nuestros derechos.


Lic. Luján Gassmann