En el reino del revés…

¿Quién no escuchó alguna vez alguno de sus temas? ¿Quién no tararea por lo bajo alguna de sus canciones cuando escucha su nombre? Con personajes conmovedores e historias fantásticas trascendió las fronteras argentinas.

Nacida en el barrio de Ramos Mejía, el 1º de febrero de 1930, cercana a cumplir los 80 años nos deja su legado María Elena Walsh.

Su papá era un ferroviario inglés que tocaba el piano y cantaba canciones de su tierra; su madre era una argentina descendiente de andaluces y amante de la naturaleza.

Fue criada en un gran caserón, con patios, gallinero, rosales, gatos, limoneros, naranjos y una higuera. Era tímida y rebelde, leía mucho de adolescente y publicó su primer poema a los 15 años en la revista “El Hogar”, poco después escribió en el diario “La Nación”.

Un año antes de finalizar sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes publicó su primer libro (en 1947), “Otoño imperdonable”. A partir de allí su vida dio un vuelco, empezó a frecuentar círculos literarios y universitarios y escribía ensayos.

Publicó, entre otros, los libros “El reino del revés”, "Cuentopos de Gulubú", “Hecho a mano” y “Juguemos en el mundo”.

María Elena Walsh fue única en su tiempo, cuando recitaba y cantaba sus versos también denuncia subliminalmente diversas cuestiones sociales.

Toda su rebeldía, su desencanto, su oposición, su amor a la naturaleza y a los niños han quedado reflejados en numerosos poemas, novelas, cuentos, canciones, ensayos y artículos periodísticos que nos han quedado como enseñanza.


Lic. Luján Gassmann para trasnocheru.com.ar