Más para menos

El capitalismo es brutal y cruel, para muchos representa lo peor que mismo ser humano ha generado, en el se puede ver reflejado lo peor de cada ser.

Según la película de Michael Moore “Capitalismo: a love story” el 99% de la
población es pobre y tan solo el 1% es rico, pero el sistema sigue funcionando, porque la gran mayoría tiene el sueño de ser, en algún momento, parte de la minoría.

Debido a esto los ricos son cada vez son más ricos y la brecha entre ambos se acrecienta cada vez más. Por su parte, los medios de comunicación se hacen eco de este discurso, son empresas, en algunos casos monopolios, que buscan ganar cada vez más y, en consecuencia, muestran a las masas lo que les conviene a fin de seguir acrecentando sus ganancias.



Para el capitalismo, la política cumple un rol sumamente importante, en el cual
las decisiones políticas, en muchos casos, se encuentran influenciadas por empresarios, donde siempre intentan inclinar las decisiones a favor suyo en lugar de ser a favor del pueblo.

Son estos los motivos, por los cuales algunos
empresarios se involucran en la política, para fomentar el auge del capitalismo en el que participan activamente. En la actualidad consumimos política del mismo modo que un producto de supermercado.

La publicidad o propaganda nos presenta a los políticos
semejante a como se exhiben los productos en una góndola. Vemos, constantemente, que los políticos, dentro de un mismo partido, presentan varios candidatos donde los individuos optan por el cual se sientan representados acorde a sus ideales y necesidades.



El voto es el único momento en que el pueblo tiene el poder de elegir por sobre
el rico. Este es el momento en que el rico teme ser juzgado por sus decisiones que solo beneficiaron al 1% y necesita de los medios de comunicación para inducir al 99% restante a votar por los políticos que favorecen el capitalismo.

Parece imposible permanecer al margen del consumo, pero está en las
decisiones de cada individuo el poder de discernir y captar solamente lo que es necesario y útil para cada uno.

Lic. Luján Gassmann para trasnocheru.com.ar