Hoy te convertís en héroe

Argentina a la final. Logró la clasificación con el penal convertido por Maxi Rodriguez. Antes Chiquito Romero había atajado las ejecuciones de Ron Vlaar y Wesley Sneijder.

Pero para eso debieron transcurrir 120 minutos que proyectaron la imagen de un tipo que estuvo siempre donde se lo necesitó. Que cubrió el lateral izquierdo, cortó juego en el derecho, fue central en ambos perfiles, se mostró como salida, incontables veces fue a buscar la pelota para dar el primer pase, metió, corrió, marcó, cabeceó y peleó en todo el terreno.

Hasta tuvo un posible remate al arco rival que prefirió convertir en asistencia.

Una inteligencia táctica total, un estado físico envidiable y un alma conmovedora son el legado que contagió a sus compañeros y enorgulleció a los hinchas.

Asumiendo el lenguaje futbolero, este muchacho ayer fue un héroe nacional.